Naruto el Heredero Primordial

BY : GoldeNShioN
Category: Spanish > Anime
Dragon prints: 284
Disclaimer: Naruto no me pertenece, ni tampoco sus personajes al igual que los personajes de la Mitología Griega, tampoco consigo beneficio económico escribiendo

Hola a todos aqui les traigo en proyecto entre Naruto y la Mitologia Griega, se me iso interesante agregar ambos, espero y les guste el fic.

 


Capítulo 00.- Prologo


 

Caos profundo y vacío, el ser primordial más poderoso y misterioso, creador y destructor del todo, dio nacimiento a los primeros seres primordiales, al menos eso es lo que se cuenta en los relatos, pero lo que no se ha contado, es que antes del nacimiento de estos, tuvo un niño y una niña, que al nacer obtuvieron el gran poder de su padre, aquella energía primordial que daba nacimiento al todo, el Chakra.

Sus hijos tuvieron hijos, y así sucesivamente, hasta dar con la creación del Clan Otsutsuki, ha este clan Caos les dio la tarea de crear vida en los diferente planetas que sus hijos crearon a través del tiempo, sembrando el Shinju, pero no todo iría bien, una vez que los hijos de Caos desaparecieron por haber entregado todo el Chakra para la vida, los miembros del clan se fueron corrompiendo poco a poco, hasta luchar por las ultimas semillas del Shinju, quedando solamente las últimas dos semillas que tenían todo el poder del chakra, la primera custodiada por Kaguya Ōtsutsuki, mientras que la segunda la protegían padre e hijo Kinshiki Ōtsutsuki y Momoshiki Ōtsutsuki.

El tiempo paso y la caída de Kaguya fue inminente por sus hijos, a pesar que se unió al Shinju para crear al Jūbi, pero todo fue inútil, sus hijos sellaron al Jūbi su hijo mayor sello en si mismo el chakra del Jūbi mientras que Homura se llevó a la luna el cascaron del Jūbi, dando así el nacimiento de los shinobis, batalla tras batalla provoco la energía del chakra, hasta que nació el niño de la profecía, Naruto Uzumaki-Namikaze, su presencia detuvo toda guerra en el mundo Shinobi, siendo considerado el segundo Sabio de los Seis Caminos, este niño intrigo a Caos, tanto así que una vez en su muerte, guardo su espíritu para darle una segunda oportunidad y lo guardo en la Jarra de Diamante, viendo eso las esencias de Ckakra los Biju, rogaron al primordial acompañar a su amigo y hermano, Caos acepto la oferta pero a cambio debían de perder su conciencia y unirse a la esencia del espíritu, estos aceptando tal trato uniéndose así a Naruto en la Jarra de Diamante.

Poco a poco Caos fue absorbiendo la energía del universo hasta de nuevo solo quedaba vacío, pero se dio cuenta que aún quedaba cierto vestigio de energía, pero por la simple curiosidad del pensar en qué pasaría con este, lo dejo libre y volvió a dormir.

Tuvieron que pasar quince mil novecientos treinta y seis cuatrillones, quinientos treinta y cinco mil ochocientos noventa y siete trillones, novecientos treinta y dos mil trescientos ochenta y cuatro billones, seiscientos veintiséis mil cuatrocientos treinta y tres millones, ochocientos treinta y dos mil setecientos noventa y cinco de años (15,936,535,897,932,384,626,433,832,795), para que Caos volviera a despertarse, y al hacerlo observo que aquellas pequeñas firmas de energía que había dejado, ve habían vuelto tremendamente poderosas, pero no lograron tomar razonamiento y ni forma física.

Caos moldeo las energías, dando nacimiento primero a Gea la de amplio pecho, un ser primordial femenino y fértil, el segundo ser primordial fue un ser masculino, siendo este el tenebroso Tártaro, un profundo abismo lleno de desesperación y por ultimo Caos creo al ser primordial más hermoso del cosmos, Eros, al que le dio el poder del amor, la atracción sexual y el sexo, dejándolos al libre albedrío, después de crear los tres primero seres primordiales Caos tuvo por si solo un par hijos, Erebo y Nix, y a pesar de sus múltiples intentos de regenerar el Naruto, el poder que este tenía hacia que incluso el mismo Caos no pudiera crear un cuerpo físico, quedando solamente en espíritu y provocando que Caos quedara completamente exhausto.

Mientras tanto a pesar de tanto insistir Tártaro no pudo convencer a la joven primordial Gea de ser su esposa, solo provoco que se distanciara del ser primordial, poco tiempo después Gea concibe por si misma a un crecido Urano, que era incluso aún más poderoso que su propia madre.


En lo profundo del cosmos, un cansado Caos observada detenidamente como Gea concebía su primer hijo con cierto deleite, ya que Gea tenía una gran fertilidad y tenía como dominio la tierra, eso le dio una gran idea, usando una parte poder que le quedaba, durmió a la joven primordial, y tomando la Jarra de Diamante, que contenía a Naruto, la hiso beber su esencia completamente, dirigiendo su esencia a través del cuerpo hasta llegar a su vientre de la primordial, coloco la esencia dentro del óvulo sin fecundar, sudando profusamente el primordial sabía que ya no tendría el poder de fecundar tal ovulo, pero sabía que había otro ser que podría hacerlo, así que dirigió su última parte del plan.


Eros el ser primordial de Amor, la atracción sexual y el sexo, bailaba ligeramente en su pequeño templo, había una creación suya delante del ser, un espejo, a Eros le gustaba ver su hermoso cuerpo en él, eso le hacía recordar vívidamente el momento que su padre se lo dio.

Escena Retrospectiva.

En el misterioso cosmos dos figuras difusas se podían observa, una gran figura oscura de gran poder miraba a una pequeña figura amorfa.

“Eros, en este cosmos ya cree al Gea un ser primordial femenina y Tártaro un ser primordial masculino,  a ti eros te daré la oportunidad de elegir” Una voz profunda salió del ser oscuro.

Poco a poco dos hermosos cuerpos aparecieron frente a la figura amorfa, el primero era un ser masculino mientas que el segundo ser femenino, a diferencia de los cuerpos creados para Gea y Tártaro, los que tenía frente a él eran diferente en cierto sentido.

Eros eligió su cuerpo detenidamente, cuando vio ambos sabía que eran los más hermosos, vio primero al masculino que era de un infante que apenas mostraba signos de entrar en madures sexual (Trece años),  pero cuyo cuerpo demostraba pureza, el segundo era femenino y de igual forma su cuerpo infante apenas tenía signos de madures, pero tenía ese algo que a Eros le hiso  tomar su decisión y hasta la fecha ha considerado su la mejor decisión.

Tomando su decisión la figura amorfa se dirigió hacia uno de ellos, integrándose completamente en él.

Fin de la escena Retrospectiva.

Al terminar de recordar su baile también ceso, quedando frente a frente ante su reflejo, mirando fijamente pudo ver su forma, a comparación de su hermana Gea o su hermano Tártaro, su cuerpo era mucho más pequeño, casi infantil al igual que tenía un par de alas blanco puro que sobresalían de su espalda, tenía el cabello corto rubio platinado (Sin han visto la imagen de cabello de Jennifer Lawrence imaginen ese estilo de cabello) que llegaba a la altura de su hombro, ojos grises, rostro infantil cuya pequeña y delicada nariz se encontraba, tiernos labios semiregordetes, dirigiendo lentamente su mirada hacia abajo, vio como un abultamiento de unos pequeños pero alegres pechos blancos, y en la punta resaltaban un par de pezones rosados, bajando aún más paso por su abdomen plano, una ligera curvatura en la cintura denotaba la transición de niña a adolescente, mirando aún más abajo llego a su valle más privado, cuyo vello corporal apenas sobresalía, pero debido a que era del mismo color que su cabello daba sensación que era lampiña, aquellos labios mayores protegían su pequeña entrada, prosiguiendo su mirada miro sus piernas regordetas hasta su pequeños y ligeros pies, su cuerpo era un balance entre toque de inocencia infantil y atractivo sexual.

Soltando un suspiro solitario, negó con la cabeza, puede que sea hermosa, pero aun así no tenía un compañero a su lado, aunque tenía la esperanza que Urano pudiera ser el suyo, antes que pudiera seguir el hilo de sus pensamientos, una presencia poderosa llego a su palacio.

La sorprendida Ser primordial dirigió su mira hacia la presencia observando un ente oscuro, ella sabía quién era, después de todo él era su creador, su padre Caos.

“Bienvenido a mi humilde morada padre” Hablo con nerviosismo la pequeña primordial.

Mirando hacia su hija más emocional a comparación de sus otros hermanos debido a su dominio “No tienes que estar nerviosa Eros, vine aquí para entregarte una misión” Explico levemente Caos.

 “Una misión” Expreso con una mirada curiosa.

“Así es, necesito que emparejes a Gea y Urano en amor”

Cuando escucho eso Eros no pudo evitar tener un sentimiento de desolación, de que sirve tener belleza, de que sirve ser inmortal o peor aún de que sirve tener como domino al amor si ella misma no es capaz de enamorarse.

“Eh, pppeeerooo Urano, acaso no será mi pareja” Exclamo con un tono de tristeza “Yo, yo no sé si pueda, no quiero quedar sola, padre por favor” no pudo evitar que sus lágrimas doradas salieran de control.

 “EROS” Grito Caos.

EL grito hiso que la pequeña primordial quedara completamente petrificada, pero sus lágrimas seguían brotando.

“Entiende Eros, su unión es algo que está destinado a suceder, e incluso sin tu ayuda ellos se emparejarían, solo te estoy dando esta misión, porque también tu destino cambiara y mientras más rápido lo hagas, en ese momento comprenderás lo que es la felicidad” Explico Caos.

“Mi felicidad” Murmuro para sí misma.

Una ligera risa escapo de Caos llamando la atención de Eros sorprendiéndola, ella nunca lo había escuchado reír.

Mirando a los ojos de la pequeña primordial “Quieres entender la razón por la que quiero emparejar a Urano con Gea y no contigo verdad” viendo un ligero asentimiento con la cabeza volvió a explicar “Veras de la unión de Urano y Gea nacerá el heredero de los primordiales, el ser más poderoso, incluso su poder con el tiempo sobrepasara al mío, esa es una de la razones por la que te pido que apresures su unión y la segunda razón mi pequeña hija, él es quien está destinado a ser tu compañero en la inmortalidad”.

Sus palabras dejaron en shock a Eros, el hijo de Gea y Urano será el ser más poderoso del cosmos, aunque realmente a ella eso no le importaba, lo que más quería era su compañero en la eternidad y ese era el hijo de ellos, su destino.

“Así que de ti depende tu propia felicidad, si lo quieres obtener en unos milenios o esperar solo algunos años que para nosotros es solo un suspiro, Eros que decides” Hablo tranquilamente Caos hacia la joven primordial.

Tomando la máxima resolución que ha tenido miro a su padre “Lo hare padre, lo prometo que en poco tiempo ellos estarán emparejados”.

Ante la aceptación de Eros, Caos desapareció en el cosmos, para un merecido descanso.

Eros era de las primordiales más débiles que existía entre sus hermanos, debido a que los primordiales no conocían las emociones como el amor, la atracción sexual o incluso el sexo, no como la desesperación o el abismo de Tártaro, la fertilidad de la gran madre Gea, incluso era más débil que su hermano menor Erebo dado al oscuro cosmos o su hermanita Nix como la noche, pero aun así iba a cumplir con la misión de su padre, por el bien de los primordiales, pero sobre todo por el suyo.

Así fue como comenzó el lento pero seguro cortejo de Urano hacia su madre y futura esposa con la guía de Eros, mientras que Gea y Urano se estaban enamorando Eros se hacía más fuerte y mayor influencia tenía sobre sus hermanos mayores, hasta que llego la noche prometida.


En la protección de la noche dos seres primordiales se encontraban frente a frente, era un hombre  hermoso, de piel blanca y cabellera rubia, musculoso, con una barba de candado, ojos azules y traía puesto una toga celeste, mientas que la mujer tenía su piel de color oliva, cabello verde oscuro con algunas pequeñas flores de colores adornándolo, hermoso cuerpo curvilíneo cubierto por una ligera toga verde claro, sin embargo ahora no sabían que hacer, hoy fue su unión en matrimonio, ante el desconcierto de Nix y Erebo o furia de Tártaro, pero una vez casados ellos desconocían que hacer, se encontraban en una encrucijada.


Eros estando a cierta distancia donde no pudiera ser descubierta, lanzo un suspiro interno ante su indecisión de los recién casados, pero ella entendía el porqué, ellos no sabían anteriormente lo que era el amor, mucho menos entenderían lo que es el sexo, ella lo hacía pero solo por la ayuda de su padre, si no le hubiera pasado todo aquel conocimiento en su mente sobre lo que era el sexo también se encontraría en una situación similar a su hermana mayor y su sobrino.

Pensando en lo próximo que haría, Eros indusio su dominio sobre Gea y Urano, sin que estos se dieran cuenta, y jugando con sus dedos y mente guio a los principiantes marido y mujer.


Urano miraba detenidamente a aquella que fuere su madre y esposa, aquella mujer que le dio la vida, quien a él le hacía tener aquellos sentimientos cálidos y difusos en su ser, camino lentamente hacia ella, hasta que sus respiraciones se entrelazaban, era la primera vez que estaba tan cerca de sus labios, desde el comienzo de su cortejo ellos permanecieron castos, solo decían palabras dulces, y la comodidad de sus presencias, pero ahora Urano quería algo más que solo su presencia, tocando ligeramente su mejilla y con la otra la tomaba de su esbelta cintura.

“Gea” Murmuro Urano.

Gea estaba petrificada cuando Urano se acercó a ella tomándola por la cintura, pero salió de su petrificación una vez que su marido acaricio tiernamente su mejilla, acunándose en la suave caricia rodeo, una vez que pronuncio su nombre Gea no pudo resistirse más y con sus delicados brazos el cuello su hombre, dirigió sus labios a los suyos en un profundo beso.


A la distancia Eros, miraba tranquilamente mientras con una sonrisa decía “No está mal, pero es hora de elevar la temperatura”.


El beso tomo por sorpresa a Urano, pero salió rápidamente de la sorpresa y respondió con gran fervor, lentamente fue removiendo la toga de su esposa a través de los hombros, al hacerlo lentamente cayó al piso.

Gea sentía las acciones de su esposo pero no lo detuvo, pero si su beso, mientras también observaba como él también se despojaba de sus prendas, quedando ambos completamente desnudos.

Ahora era el hombre primordial quien tomo la iniciativa, tumbando suavemente en el suelo a su mujer propinándole suaves besos a la madre tierra, desde sus labios fue bajando a barbilla, cuello, clavícula hasta llegar a sus suaves pechos, tomando así entre sus labios su pequeños pezones color moka, causando un suspiro de satisfacción de la mujer, mientras que con uno de sus manos acaricia la parte suave y flexibles de sus nalgas.


Mordiéndose ligeramente su labio Eros pesaba que otra acción seguir, ellos eran primerizos y no quería que hiciera algo que asustara a Gea o Urano, esperaba la primera experiencia de la pareja fuera algo que nunca olvidarían y los impulsará a seguir  haciéndolo una y otra vez “Mmmmmmm, tal vez eso funcione” Hablo con una suave sonrisa.


Gea estaba experimentando tantos sentimientos nuevos en estos momentos que no eran malos en absoluto, ella no se había dado cuenta que sus pezones hasta que su marido se amamantaba de ellos, quería reprimir sus suaves gemidos pero no podía, sitio como como la mano traviesa de Urano se dirigía a la parte interna de su muslo, causándole estremecer ante sus caricias, hasta llegar a su lugar sagrado, con un par de dedos anular e índice recorrió sus labios exteriores y con dedo medio fue adentrándose en la cálida y húmeda caverna, ante tal acción Gea solo se mordió el labio ante la nueva ola de placer.

El dedo fue adentrando más y más hasta ser completamente tragado en aquel tierno y suave lugar, causando un gran gemido, lentamente Urano saco su dedo y al hacerlo Gea no pudo evitar un sentimiento de pérdida, pero fue recompensada con la acción repetitiva de meter y sacar el dedo en ella.

Viendo la receptividad de su mujer, el señor del cielo no dudo en agregar un segundo  dedo, a pesar de que a un principio había resistencia al meter ambos dedos, los lubricantes facilitaron su entrada.

“Amor, por favor” Rogo Gea aunque no savia de que estaba rogando.

Urano miraba con ojos de amor detenidamente a su esposa, sus mejillas estaban sonrojadas con todo dorado, su piel oliva brillaba ligeramente por el agua expulsada de sus poros, su pecho subía y bajaba haciendo que sus senos temblaran ligeramente, de su lugar más sagrado cubierto de ligero vello verdoso oscuro salía un poco de líquido que desprendía un suave olor a flores, que hacia su miembro viril se hiciera aún más duro de lo que ya estaba, a sus ojos ella estaba completamente hermosa.


Eros estaba extasiada, podía sentir su poder crecer rápidamente, no solo era por el Amor, sino también por la atracción sexual y el sexo “Es el tiempo que lo hagan” y aplicando en nuevo poder adquirido lo dirigió hacia la pareja.


Gea miraba como su marido se colocaba entre sus piernas abiertas, pero una que vez miro su miembro viril no pudo evitar ponerse nerviosa, ante aquella gran pene hinchado, ella soporto uno o dos dedos pero no creía que pudiera soportar semejante cosa.

Viendo su nerviosismo Urano bajo su cabeza hacia su esposa, y dándole un tierno beso en sus labios.

“No te pongas nerviosa querida, sabes que jamás te haría daño, lo haremos lento y a tu ritmo” Susurro.

“Está bien Amor” Dijo Gea colocando ellas misma el pene de su marido en su hendidura.

Lentamente fue empujando su cabeza bulbosa, dentro de las entrañas de su esposa, una vez dentro ambos no pudieron evitar exhalar, el por lo apretado y cálido que estaba, mientas que ella porque sentía como su hendidura se expandía para adaptarse al enorme tamaño de su marido, a pesar de su ligera incomodidad movió sus caderas para instar a seguir adelante.

Entendiendo tal movimiento, siguió su penetración poco a poco de forma profunda, hasta que llego a meter todo su miembro, incluso llego a meterlo hasta el cuello su útero, al hacerlo rechino sus dientes ante aquel asombroso sentimiento, la calidez de sus entrañas cubría su miembro, lo estrecho que estaba chupaba su miembro hacia adentro.

Gea estaba al principio en una mescla de sentimientos de incomodidad e incluso de dolor cuando la poderosa lanza de su marido fue entrando, y aún más cuando choco en el cuello uterino, ella le había dado a luz a Urano pero uso su estado mayor para gestarlo así que no dolió nada cuando el salió a pesar que eso significo que había perdido su himen que representaba su virginidad, cosa que no se importó, ahora estaba más que feliz de haberlo perdido antes de su marido metiera su monstruoso pene, no quería imaginar que dolor sentiría al romper de esta forma su virginidad, mirando  a su marido pudo ver la mirada de placer, no pudo evitar una ola de celos y decepción que ella no pudiera sentir placer, pero aun así escondió su mirada de decepción para que su esposo no la viera, al momento que marido saco lentamente su pene su cuerpo se relajó, pero volvió a meterlo y al hacerlo el sentimiento dentro de ella cambio, moviendo sus caderas instaba a su marido a seguir, en ritmo y de sus penetradas fue haciéndose más rápidas, las olas de placer para ella fueron aumentando, hasta que el golpeteo que carne con carne era contante y lo gritos de placer de Gea fueron mayores.


Después de una sesión intensa de sexo la pareja salió de su palacio, inesperadamente encontrándose a Eros mirándolos con un tinte de burla y felicitación a la pareja.

“Así que como estuvo su pequeña sesión” Pregunto Eros con una sonrisa.

Ante su pregunta ambos no pudieron evitar sonrojarse en alto tono dorado.

“Aunque no tienen que decirme ya que vi todo” Agrego finalmente.

“Que” “Eros” Exclamo Urano y Gea sucesivamente.

“Que” Mirando divertidamente entre ambos “Recuerda que tengo dominio del amor, la atracción sexual y el sexo, enserio creen que no me enteraría, o quien crees fue quien los guio durante el proceso”

Ambos miraron a Eros en Shock ante su afirmación.

Encogiéndose en hombros “Eran primerizos tenía que hacerlo, ahora que ya saben cómo hacerlo o al menos tienen la noción de como ya no hay necesidad que los vuelva a dirigir” Expreso con sinceridad “Aunque debería de seguir disfrutando de su vida casada, no es como sus dominios fueran a desaparecer, el suyo se guía naturalmente” Una vez dicho eso salió lentamente volando.

Gea no pudo evitar negar con una sonrisa ante las ocurrencias de su hermana menor, pero pensando en sus palabras tenían cierto sentido, dirigiendo su mirada hacia su marido levanto levemente una ceja “Creo que tomare la palabra de Eros, amor tú que dices”.

Su marido solo le dio una mirada expresando –Enserio me estas preguntando cuando ya sabes mi respuesta-

Soltando una suave risa, salto a los brazos de su marido “Me encanta la vida de casada”, volvieron a entrar al palacio donde una ola de gemidos y golpe de carne con carne se oían, sin darse cuenta que  Gea entraría en cinta durante sus intensas sesiones de sexo.

A la distancia Eros podía seguir escuchando a la pareja, y sus ojos no pudieron evitar brillar en alegría, porque eso significaba que su destino pronto llegaría.

 


 

Ojo este es solo el prologo por lo que el capitulo sera algo corte y no entrara en mucho detalles.



You need to be logged in to leave a review for this story.
Report Story