Final Fantasy VII: Deseos Ocultos

BY : SystemSlave
Category: Spanish > Games
Dragon prints: 179
Disclaimer: I do not own Final Fantasy, neither Tifa Lockhart, Yuffie, Cloud and the entire cast and locations that I mentioned here with the only exception of the Original Character, belongs to Square Enix. I make no profit nor money from this fic.

"Wow! hoy ha sido un día muy duro, bastante trabajo tuvimos hoy. Yo me retiro a dormir" - insinuaba Cloud, a medio bostezo mientras miraba al pequeño Denzel que ya se encontraba dormido para levantarlo en brazos, a la vez que miraba a Marlene que empezaba a mostrar síntomas de sueño también.

 

"Si, yo también, Cloud. En unos minutos me sumo a la cama contigo, solo déjame terminar de limpiar un poco el salón" - decía Tifa, la flamante novia y compañera de la infancia de Cloud, de quien ella estaba enamorada desde su inicio en la carrera como SOLDIER del muchacho de cabello rubio.

 

Cloud reconoce que ahora se encontraba en su momento de plenitud y relax después de una despiadada lucha contra Kadaj y sus hermanos, a quien se hacían llamar "Los remanentes de Sepiroth", los cuales hasta no hace un par de meses casi condenan Midgar a su total destrucción con el resurgimiento de Sepiroth, algo que afortunadamente para Cloud como para Tifa, fue frustrado con ayuda de sus amigos. Lo cual culmina en una enorme batalla en la que el muchacho de cabello rubio casi paga con su vida el costo de la pelea sino también de su enfermedad, la plaga de Geostigma que asolaba parte de su cuerpo, el cual iba progresando con la decadencia de Midgar y de las consecuencias de lo que la corporación ShinRa había logrado.

 

Pero hoy, todo aquello era parte del pasado. Cloud se había recuperado de su enfermedad, y el grupo revolucionario conocido como AVALANCHE había quedado atrás, y estos eran días de tranquilidad tanto para él como para la mujer que ama, Tifa Lockhart y los niños que tienen a su cargo: Denzel y Marlene.

 

Hoy "7th Heaven", el bar/restaurante de Tifa, tuvo un gran día de trabajo. Mucha gente formaba parte de la gran demanda del salón y ella no había dejado de trabajar y servirles a sus clientes, a los cuales, a las primeras horas del mediodía, parecían llegar sin tener fin. Lo cual no podía evitar sino mostrarlo en las pequeñas gotas de sudor que le formaban en su frente cada vez que se acercaba a la cocina y sentía la alta temperatura del lugar donde se cocinaba. Mientras ella se higienizaba y priorizaba las ordenes de los consumidores, ella podía ver a Cloud ayudándola en todo lo que era posible, mientras le devolvía una suave y dulce sonrisa. Lo que hacía que su amor por él creciera aún más. Veía en Cloud que aquel muchacho dubitativo y con miedo que se había enfrentado a Kadaj, ya era un recuerdo, y que ahora tenía al hombre a quien amaba, no obstante, sabía que el muchacho rubio no era resistente en la cama, y muchas veces, como lo sería también el día de hoy, Cloud se quedaba dormido en pleno acto sexual mientras que ella se quedaba sin la posibilidad de correrse. Por mucho que quisiera reconocer su amor por él, siempre supo que el sexo nunca fue la virtud más grande de Cloud Strife.

 

*Quizás la razón por la que Cloud siempre se queda dormido es por alguna secuela del Geostigma... pero no puede ser, si él siempre está activo, tan atento y fuerte. Porqué siempre está agotado cuando quiero tener algo con él en la cama? *

 

Aquella era la duda que siempre resonaba dentro de la mente de Tifa cada vez que se ponía a pensar sobre aquello. Pero hoy en especial, no había lugar para preguntarse por aquello, la máquina registradora tenía mucho trabajo sonando y sonando y los clientes que no dejaban de entrar y salir del salón, a un punto en que empezaban a quedarse sin mesas para los clientes. No era que aquello sea un problema para ella y su novio, sino todo lo contrario, era un síntoma de la gran afluencia de entrada de Guiles y de que 7th Heaven se encontraba en su cumbre de éxito. Pero si no hubiera sido por Barret y de la encantadora y joven ninja de cabello corto Yuffie Kisaragi, este -como tantos otros días hábiles- habrían sido un caos para Tifa. Ella tenía que reconsiderar seriamente en empezar a contratar personal para encargarse de ciertos papeles dentro del salón. Pero a diferencia de lo que hablaba con Cloud ella siempre quiso tener el control de todo lo que sucedía, y muchas discusiones entre la pareja se daban en base a ello.

 

Pero hoy, después de un intenso día, en 7th Heaven el horario de atención se había extendido por encima de su horario habitual, por lo que ya era cercano a medianoche.

 

"De acuerdo, apenas termines aquí, subes al dormitorio, de acuerdo? yo iré a acostar a Denzel y a Marlene" - informaba Cloud a su preciosa novia de cabello lacio y oscuro.

 

"Bien, mi amor, apenas termine de acomodar todo aquí, te acompaño" - le respondía ella, mirándolo enternecidamente a su novio con los 2 niños a cuestas, con sus preciosos ojos marrones con un pequeño destello en colorado. Al cabo de unos minutos, la única compañía de Tifa era el silencio. Sin dudas ya todos se encontraban en sus respectivos cuartos y durmiendo.

 

Ella, entonces, se dispone a empezar a organizar las mesas antes de bajar la persiana de la fachada del local, cuando de repente escucha el suave sonido de las campanas de la puerta frontal del local. Sin dudas era todavía un cliente más. Ese cliente eras tú.

 

"Buenas noches, bienvenido a 7th Heaven. Pero lamento decirle que estamos cerrando. Quizás quiera ingresar mañana, vamos a estar esperándolo aquí desde las 7 de la mañana" - te respondía la dueña del salón con una preciosa sonrisa en sus labios, a pesar de que podía notarse su cansancio, sus rasgos físicos, su precioso rostro fino y aterciopelado. Y sus pechos de considerable tamaño que se asomaban por su escote de aquel traje de cuero negro en 2 partes que ella llevaba, hacían pensar que su novio sería afortunado si pudiera tocar alguno de esos globos de carne tan tentadores a la vista que, a pesar de que se encontraban ocultos por su traje de cuero, bien servirían para darse una buena fiesta sexual con ellos. Y su sensual y plano abdomen demostraba que era una artista marcial que le gustaba mantenerse en forma. Quizás, debajo de todo ese cuero, se encontraba el cuerpo de una autentica zorra...

 

"Señor, vuelvo a repetirle, en este momento estamos cerrando. Quizás usted quiera volver mañana temprano, lamento decirle que ya por hoy no atendemos al público..." - te volvía a repetir, pero no se mentía, Tifa sabía que le mirabas el escote. Ella se puso ambas manos en la cintura y se inclinó apenas para un costado, ella ya estaba acostumbrada a tratar con otros hombres que quedaban embobados mirándola. Ya ella había tratado con hombres que le propusieron matrimonio e incluso sexo, pero ella los rechazaba, junto a una flamante paliza que ella misma le propinaba. No obstante, no podía negar de pensar que quizás, y solo QUIZAS, uno de esos hombres realmente la cojería mejor que su propio novio.

 

"Eh... ah, sí. Disculpa, es que estoy con algo de hambre, y.…" - empiezas la conversación, con una voz algo tosca, por la preciosa mujer que tienes delante de ti.

 

"... y querías que te cocinara algo, no?" - terminaba de preguntarte ella, inclinándose ligeramente hacía ti mirándote con un rostro que empezaba a mostrarte un poco de desprecio.

 

"Eh, sí, todos los locales de esta zona de Section 7 están cerrados y me estoy muriendo de hambre. Puedo pagarte muy bien" - Ella te volvió a mirar a los ojos, y no pudo evitar conmoverse un poco. Cuando era niña ya había crecido conociendo lo que significaba la palabra hambre, en especial en la pobreza que yacía sobre Midgar desde su tan temprana edad. Y aunque a pesar de que no tenías apariencia de un muchacho pobre, sin dudas no podía decirte NO, a darte un plato de comida. Al fin y al cabo, ibas a pagar por ello.

 

"Si, y los de Midgar también, estas son horas en las que la mayoría de los bares y restaurantes ya están cerrados"- Agregaba ella, haciéndote una señal para que te acercaras a la barra mientras ella se acercaba a la cocina a prepararte algo para comer. Pero tú no habías ingresado con la intensión de "comer", precisamente. Tenías intenciones de cojer a Tifa, como siempre lo habías tenido, sino hubiera sido por Cloud, bien te habrías acercado a ella y habrías hecho con ella muchas posiciones de sexo sobre aquella cama suya, si por ti fuera.

 

Mientras ella se encontraba en la cocina inclinada sobre el horno lista para preguntarte que querías cenar, tú te acercaste sigilosamente por detrás y entonces pasas tus brazos por encima del desnudo abdomen de ella y acercaste uno de tus manos por encima de su precioso rostro para tapar su boca.

 

"Pero que estás haciendo?... MMHHHPPPHHHH--!" - empezó a gritar ella en un grito ahogado, tapado por tu mano derecha sobre su boca. Mientras se encorvaba, tu acercaste tu pelvis a la altura de su precioso trasero, y con tu fuerza atrajiste el cuerpo de ella hacia ti.

 

"Sshhh... tranquila, no voy a hacerte daño, quiero hablar contigo, y no he venido para comer. Vine a otra cosa, encanto" - le dijiste a Tifa. Mientras ella mantenía el forcejeo contigo. Podía notar que tú eras fuerte y que sin duda estaba en una posición en la que le costaba desprenderse de ti. Quizás si gritaba lo suficiente Cloud podría bajar a ayudarla...

 

...Hasta el momento en que ella sintió que empujaste con tu pelvis a la altura del trasero de ella, que fue cuando sintió toda la virilidad de tu miembro enderezándose por ella. Eso la hizo saltar de repente como si fuera un relámpago. Jamás pensó sentir un miembro viril tan grande acariciar su precioso culo. Y esta era la 1ra vez. Fue en ese momento en que, debido al shock de lo que ella estaba pasando, no pudo evitar pensar en compararte con su novio, quien dormía plácidamente en el cuarto del piso de arriba.

 

*Oh, dios mío! Este tipo la tiene GRANDE... Cloud no la tendría así ni en su mejor momento. No.… no, Tifa tienes que controlarte, quien quiera que sea este tipo, tiene que recibir su merecido! *

 

En ese momento, ella pisa con fuerza tu pie derecho, y hace que pierdas el equilibrio. Algo que ella aprovecha para darte un codazo con su brazo derecha, sobre la boca de tu estómago y una patada giratoria a la altura del esternón, lo que hace que caigas sobre la mesada enfrente al horno donde ella se había inclinado. Suerte para ti, no había ningún utensilio de cocina sobre el mueble, ella había hecho un buen trabajo manteniendo la higiene del lugar.

 

Cuando Tifa está a punto de darte el golpe de gracia, tú la detienes.

 

"Espera, solo quería hablar contigo, hace ya un tiempo que quería conocerte, eres una enorme fantasía mía y yo..."

 

"Que quieres? acaso estás loco? que estabas a punto de hacerme?" -  te dice mirándote de reojo, con una voz baja, pero firme.

 

"Solo quería acercarme a ti y hablarte, me hago cargo que esta no fue la mejor forma. Pero hace rato estoy mirándote y hace rato vengo preguntándome cuando iba a poder conocer a la maravillosa Tifa de la que todo el mundo en Midgar..."

 

Ella empieza a suavizar las facciones de su rostro, lo que hace que se pregunte realmente si ella era consiente que tenía tantos admiradores como lo eras tú. En eso te ayuda a levantarte de la mesada, cortésmente.

 

"Estas diciendo que tengo admiradores?" - preguntaba ella.

 

"Si, bah, de hecho, me preguntaba... cuando sería el momento perfecto para tener una noche contigo"

 

En eso, Tifa te mira a los ojos, y comprendió que quizá aquello no se estaba volviendo en una broma, era algo serio aquello que salía de tu boca.

 

"Lo dices en serio? acaso no sabes que tengo novio, que pasa contigo?"

 

"Hace rato que sueño con tenerte para mí, Tifa. Esas preciosas curvas, esos pechos... merecen alguien que los aprecie de verdad. Yo puedo darte aquello que buscas"

 

"Realmente estás loco, voy a pedirte que te retires..." - te decía ella tomándote del brazo en dirección hacia la puerta.

 

"Espera! lo digo en serio yo puedo darte lo que Cloud no te ofrece. Yo conozco las consecuencias del Geostigma, hace que tenga disfunción eréctil quien la ha portado. Y seguro que no has cojído con él desde hace un tiempo, no es verdad?"

 

En el momento en que le preguntas aquello, ella comprendió que tus palabras eran verdad. La nube de pensamiento de Tifa se ve interrumpida en el momento en que escucha la voz de Cloud desde su habitación.

 

"Tifa, está todo bien allí abajo?" - ella te tapa la boca, y te mira a los ojos, esos preciosos ojos marrones colorados y le responde a su devoto novio

 

"Si, mi amor, me va a tomar un poco más de lo esperado, pero en una hora me meto a la cama!"

 

"Bien, yo me voy a dormir, realmente estoy agotado!" - le responde Cloud, absorto de tu existencia, y de que su novia tiene una propuesta indecente de ti, queriendo cojersela.

 

Ella miró nuevamente tu rostro. Sabía que no eras un feo muchacho, de hecho, te veías bastante bien a lo que ella esperaba desde el momento en que te vio pasar por aquella puerta de entrada al local. Cualquier chica, incluso Yuffie le encantaría tener un novio con tus cualidades.

 

"Realmente estás loco, podrías tener a cualquier chica o mujer de aquí...!" - te decía acercándose a ti, casi podías sentir sus pechos aprisionados por su traje de cuero sobre ti, mientras te hablaba.

 

"Pero yo te quiero a ti, Tifa. Cloud no puede cojerte como yo lo voy a hacer. O acaso cada vez que terminas días como este, puedes desahogarte con tu novio? lo dudo. Acaso no te preguntaste porque siempre se queda dormido?"

 

"Yo... no puedo hacerle esto a Cloud, realmente estás loco!" - te decía ella, aún convenciéndose y reconsiderando tu oferta, como si fuera una tentación que su propio cuerpo le solicitaba. Tú te encargaste de empujarla más hacia tu decisión.

 

"Estaré loco, pero tú y yo sabemos que te hace falta aliviarte, y seguro que las pajas que te debes mandar con un vibrador no son lo suficientes, no es así? puedes mentirle y ser sutiles con otros, a mí no me mientes. Te hace falta una muy buena cojida, y por mucho que lo niegues tu y yo sabemos que es así"

 

Ella regresa su mirada a tus ojos y sabe que tienes razón. Su tanguita, que empezaba a sentirse empapada, le demostraba que esa actitud de zorra que empezaba a considerar en tus palabras, eran verdad. Por mucho que quisiera pelearlo no es algo que se solucione con puños y patadas. Ella necesitaba un alivio, y tú podías ser el artífice de aquella solución.

 

"Mira, de acuerdo... acepto" - tu verga empezaba a levantarse ligeramente por debajo de tu pantalón, ante las palabras derrotadas de Tifa - "Pero va a ser bajo mis términos, quiero que sea cosa de una sola vez. NADIE TIENE QUE SABER DE ESTO, y solo será sexo, nada más que eso. Tienes que mantener el silencio, no quiero que Cloud ni Marlene ni Denzel se enteren de lo que estamos haciendo, quedó entendido?" - te condicionaba ella, mientras te dirigía a uno de los almacenes de la cocina, donde sabía que el sonido se amortiguaba en las paredes, y tanto los gritos como los gemidos no se escucharían lejos de aquella sala.

 

Tus manos empezaron a rodear la cintura de la preciosa muchacha de cabello lacio y oscuro, y la atrajiste hacia tu cuerpo, para que sintiera tu verga alzarse ante su rendición.

 

"Estoy de acuerdo, jamás me perdería la oportunidad de metértela hasta el FONDO" - le decías suavemente al oído, mientras ella colocaba ambos brazos alrededor tuyo. Ya podía sentir como su tanguita se mojaba más y más con sus jugos femeninos ante tus palabras.

 

"Mejor que te calles, no quiero ruidos que despierten a nadie. Mmmmm…" - argumentaba ella mientras tus labios se acercan a ella en un beso apasionado.

 

"Mmmm..." - Tifa gemía dentro de tu boca, mientras su lengua jugaba con la tuya. Tú por tú parte habías movido uno de tus manos por debajo del delantal de cuero que cubría su trasero cubierto y lo manoseaste con muchas ganas, lo que ella hace que salte de un respingo ante tus avances - "mmMMHHPmm!"

 

*Sea como sea, besa muy bien! * - Pensaba ella, al mirarte.

 

Ella se contorna ante tus caricias. En ese momento tu mueves tu mano izquierda sobre el cierre que cubre aquel traje de cuero con el fin de agrandar ese escote que ella tiene y poder comprobar esos pechos tú mismo, a lo cual ella se desprende de tu beso, y te deja un poco de espacio para que puedas bajarlo en su totalidad. Un pequeño top Blanco cubría sus pechos, los cuales sus pezones se encontraban erectos bajo el efecto de la excitación que ella tenía ante tus avances.

 

"Dios, que pechos tienes! quiero besarlos y jugar con ellos!" - exclamabas ante el espectáculo frente a ti, ella se sonrojaba, pero te ofrecía una sonrisa tierna que podría haberte enamorado en ese instante.

 

"Entonces que esperas? has lo que quieras con ellas!" - jamás te pensarías que la propia dueña de 7th Heaven podría ofrecerte un manjar más exclusivo, exuberante y deliciosamente placentero como sus propios pechos para que tú puedas degustarlo. No ibas a perder un segundo más pensando en aquello. mientras ella se sacaba su top blanco para tirarlo en el suelo, y tomar tu rostro en sus manos y guiar tu cabeza hacia su pecho.

 

"Mmmmhh... siiii, me gustaaaa!"- exclamaba ella mientras sentía como chuponeabas su teta derecha y jugabas con tus labios con uno de los pezones de ella. Sentías como si semejantes globos estaban deseosos de sentir la boca de un hombre encima. El lenguaje corporal de Tifa, te respondió en ese momento de la mejor forma.

 

"Chhhppp.... chhhhppp" - tus labios hacían sonidos mojados sobre el pecho derecho de su dueña. mientras que con tu mano izquierda seguías apretando uno de sus glúteos, todavía cubiertos por el cuero de su vestimenta.

 

"Dios...! sigue, continua. Oh, dios! jamás pensé sentirme así...! Oooooohhhh!" - gemía ella y te confirmaba, en un tornado de emociones que sentía ante tus labios y caricias. en ese momento decidiste morder suavemente el pezón de aquel pecho que chupabas, mientras con tu mano derecha empezabas a abrirte paso entre sus pantalones del delantal de cuero que ella llevaba puesto.

 

"Eh... espera, déjame ayudarte" - te decía ella, mientras te daba espacio para que puedas desabrochar su pantalón de cuero, sea como sea, no te costó mucho y habías podido deslizar la prenda por sus suaves y preciosas piernas. Piernas que te gustarían sentir rodeándote la cintura mientras la penetras salvajemente. Pero lo 1ero era lo 1ero, y esos pechos pedían más atención, especialmente de Tifa.

 

"Vamos, continua con mis pechos, me gusta sentir tus labios sobre ellos. Mmmmm…" - te susurraba ella, mientras te volvía a colocar tu rostro a la altura de sus pechos y suavemente ella colocaba su mentón encima de tu cabeza y acariciaba tu cuero cabelludo con sus preciosas manos como si fueras un bebé para ella, mientras que las tuyas continuaban su travesía sobre su desnuda piel.

 

"Quiero sacarte la ropa, semental! no tendrías que dejar a una chica esperando..." te decía insinuantemente ella, mientras te levantaba tu remera por encima de tus brazos, para luego moverse al resto de tu ropa, hasta dejarte desnudo salvo por tu ropa interior.

 

Sin dudas ella no tuvo nada que objetar cuando vio el bulto que armabas sobre tus calzoncillos. De hecho, observabas como se relamía los labios.

 

Tú le devolviste la mirada, con lascivia.

 

"Te gusta lo que tienes para comer, zorra? Por qué no te agachas y vienes a comprobar lo que tengo para ti?" - le susurrabas para que ella sola la escuchara. Sin dudas su agitada respiración era muestra de que ella disfrutaba de aquello. Y como tus dedos empezaban a contornearse sobre la vulva cubierta por su tanguita, sabías lo mojada que ella estaba.

 

Sus ojos mirándote fijamente, pero perdidos en deseo te dijeron todo lo que necesitabas saber.

 

"Eso espero, cariño. Quiero ver el manjar que tienes guardado allí para mí... mmmm..."- te decía con lujuria mientras se arrodillaba a tus pies y colocaba suavemente sus manos sobre tu calzoncillo, para bajarlo y que ella pudiera comprobar tu miembro en toda gloria. Sin duda alguna, a Tifa Lockhart le gustó todo aquello.

 

"Es... grande, ENORME...! todo eso es para mí?" - preguntaba ella, viendo como tu verga se iba haciendo aún más firme de lo que ya estaba

 

"Así es, zorra! y es todo para ti. Ven suéltale un beso para que sepas lo que es la verga de un hombre de verdad!" - le habías dicho mientras con su mano derecha acariciaba tu verga suavemente. Sin dudas sus manos eran suaves, podías hacerte una paja con ellas y acabarías antes de saberlo.

 

Ella lo comprobó cuando vio como de repente cerrabas los ojos ante el estímulo que ella te generaba....

 

"mmm... parece que esto te gusta, no, mi amor?" - ella empezaba a hablarte como si fueras su novio, aunque ambos sabían que su novio real dormía profundamente en el cuarto del piso de arriba del salón, mientras le violabas la boca a la preciosa mujer aumentando la velocidad de su boca por sobre tu enorme verga.

 

"Siii... dios! que das muy buenas pajas, Tifa" - le respondías, a lo que ella respondió con una sonrisa cómplice.

 

"Lo sé, cariño, pero no vaya a ser que te acabes en mis manos, todavía quiero saber cómo se siente tu verga entera dentro de mi boca" - te confirmaba ella, mientras te guiñaba un ojo y en respuesta tú le sonreíste a sus palabras. Ella tomó ese gesto como tu permiso a que ella te haga el fellatio.

 

"Mmmmscchhhppp...! Mmmmm" - escuchabas los suaves gemidos que se desprendían de su boca, mientras chupaba la cabeza de tu miembro y mientras su lengua jugaba con ella en un vaivén cada vez mayor de su boca sobre tu verga, tus ojos se cerraban ante la creencia de que la mujer que soñabas, estaba de rodillas ante ti, con tu verga en su boca.

 

"Ohhh... Tifa, que bien que la chupas, zorra" - mencionabas entre gemidos, mientras colocabas una de tus manos sobre el lacio y bien cuidado cuero cabelludo de ella y empezabas a empujar suavemente su cabeza para que tragara aún más, de tu imponente barra de carne que ella se encontraba degustando -"como te gusta chupar vergas, puta!" - le decías en voz baja.

 

Ella te ofrece otra mirada cómplice y te guiña un ojo, a la vez que coloca ambas manos detrás de tus muslos para tomar más ímpetu para tragar tu inmensa verga. Ella parecía mostrar que reaccionaba al lenguaje sucio que salía de tu boca, podías notarlo porque su lengua jugaba aún con más ganas con cada espacio que tu miembro se encontraba dentro de su boca. Y ella no mostraba tener intención de detenerse hasta que no tu pene no haya llegado hasta su garganta.

 

"Mmmschhppp! Mscchhppp... mmmmm!" - los gemidos de Tifa iban en aumento de volumen a medida que cada vez tenía menos espacio dentro de su boca para tu verga. Ya notabas como las paredes de la garganta de ella empezaban a apretarse sobre la cabeza de tu miembro. La fricción de las paredes de su garganta, estaban logrando que tu pene pidiera a gritos de que te corras allí mismo.

 

"Mmmm... que puta que eres Tifa... quiero correrme... dios! mmmmm…" - gemías apretando su cabeza aún más hacía ti, mientras ella empezaba a mover sus manos cada vez más por arriba de tus muslos, hasta que su suave mano derecha empieza a jugar suavemente con tus bolas, las cual ella comprueba que están muy llenas del semen que tienes reservado para ella. Su gemido de alegría, hizo vibrar sus cuerdas bocales, lo que hizo que el placer de querer correrte aumentara aún más.

 

"Puta! voy a correrme en tu boca, zorra!"- Ella te miró a los ojos, y asintió con tu verga aún en su boca. Ella te daba permiso para que te corras dentro de su boca. Ibas a hacerlo.

 

"Me corrooo! te cojoo la boca todo lo que quiero Tifaaa! AAAAAAHHH!"

 

"MMMMSSHHHHHHMM!" - ella respondió con otro grito ahogado por la carne en barra de tu verga que empezaba a emitir grandes chorros de semen por dentro de su garganta. En ese momento ella llevó su mano derecha que estaba acariciando tus bolas, a acariciarse el clítoris por debajo de tu empapada tanguita.

 

"OOOOOHHHHH, TIFAAAA!" - le gritabas mientras continuabas descargando tu esencia masculina dentro de su garganta desde la uretra de tu verga. Ella acaricia tu pierna izquierda con suavidad, mientras que con la derecha acaricia su clítoris con mayor velocidad, por la excitación de hacerte acabar.

 

Cuando sientes que estas realizando los últimos estertores de tu inmensa acabada dentro de la boca de la preciosa heroína de cabello lacio y ella corre con suavidad aquella mano tuya que la detenía de alejarse de tu verga, para así poder alejarse apenas de tu verga para tomar aire fresco.

 

"OOOOhhh... Dios! Es increíble todo lo que te acabaste dentro de mi boca!..." - decía ella tragando las últimas bocanadas de leche masculina que quedaban en su boca. Tu sonreías de placer, mientras la veías como las gotas y manchas de corrida de tu semen aún ataban tu pene con su preciosa y aterciopelada boca. Luego ella intentaba respirar desesperadamente luego de haberse atragantado con tu inmenso pene. Tifa tocía y volvía a toser hacia el suelo a un costado de tu falo, mientras disfrutabas de una imagen que no te sacarías de tu mente por un muy largo tiempo.

 

"Acaso te he acabado demasiado dentro de tu boquita, Tifa?" - le decías mientras intentabas ayudarla, a lo cual ella se negaba.

 

"No.… estoy bien, es solo que no esperaba... que acabaras TANTO, casi me atragantas con tanta corrida!" - te respondía ella con una sonrisa en la boca.

 

"A que Cloud no puede correrse en tu boca como yo lo hago, verdad?" - la sonrisa de Tifa se convirtió en una sonrisa maliciosa ante tu vulgar comentario. Esa era la imagen de zorra que te gustaba ver de ella.

 

"Eres un maldito, te gusta disfrutar de refregarme en cara lo poco que me atiende Cloud?"

 

"Tanto como a ti te gusta que te coja esa cara de puta que tienes, a que acaso no te gustó mi verga, que tanto lamiste mientras te dedeabas, o no?" - tú le respondiste agregando - "acaso mira la sonrisa que me estás dando. Te delata, te gusta esto".

 

"Si, me gusta... y ahora como yo te atendí a ti, es horas de que tú me satisfagas a mí, no te parece?" - dijo ella mientras terminaba de desnudarse completamente, mientras mirabas impresionado las curvas deliciosas de aquella mujer y lo perfectamente depilada que ella estaba, incluso en su entrepierna que ella se vía impresionantemente deliciosa ante tus ojos.  Cuando ella llega a retirar sus empapadas braguitas negras, ella lo toma con sensualidad y te lo ofrece en tu mano, a la vez que se acerca a tu oído y te dice -"esto es para que te lo lleves de trofeo, y no me extrañes tanto, cariño"

 

Ella lame el lóbulo de tu oreja izquierda, el cual hace que tu pene empiece a recomponerse de tu última acabada, ante sus suaves y sensuales palabras. Tu agarras la tanguita empapada de la joven ex luchadora de AVALANCHE y la guardas en uno de los bolsillos de tu pantalón. Luego, le devuelves la mirada y le dices a ella

 

"Voy a hacerte acabar sobre mi boca, Tifa. Voy a hacer que te redobles de ganas de que te coja aquí mismo y que me supliques por MAS".

 

"Mmmm... me gusta cómo suena eso, semental. Ven, ponte de rodillas y sírveme de algo" - te decía mientras voluntaria y deseosamente te arrodillabas para comerle la vagina a la señorita Lockhart, la cual se acuesta sobre aquel mueble y coloca sus piernas lo más abiertas posibles y apoya ambos pies sobre tus hombros. Tú con suavidad colocaste tus dedos sobre los labios vaginales de ella, y los fuiste colocando de uno a la vez. Notabas lo estrecha que ella estaba.

 

"MMMHHPHH... Es... espera, estoy algo..."-

 

"Si, estas algo apretadita, puta. Se nota que hace rato que no te entra una buena barra de carne por aquí, no?" - tu interrumpiste a lo que ella decía, por lo que te responde sonrojándose ante tus palabras.

 

"No es así...! tengo un vibrador, que me satisface a veces"

 

"Si, pero un vibrador no va a satisfacerte como lo tiene que hacer un hombre, Tifa. Ahora vas a ver cómo te hago acabar, en tu propia cocina!" - le respondiste mientras movías tu dedo índice y mayor hasta la falange dentro de su apretada conchita, hasta que sientes como ella gime con mayor fuerza. Esa era señal de que ibas por buen camino.

 

"DIOS, MALDITO SEAS.... OOOOHHHHH!"

 

"Como te gusta, verdad, zorra? Solo mira lo mojada que estabas... solo estoy calentando..." - le respondes a los gemidos de ella, colocando tu boca sobre el clítoris cada vez más inflamado por el trato que ella se había dado mientras le violabas la boca y ahora por el trato que tú le propinabas.

 

"mmmschphppppp..." - tu succionabas y tironeabas suavemente con tu boca el clítoris de la preciosa mujer de cabello lacio mientras ella se retorcía de placer y arqueaba su espalda ante tus caricias.

 

"No puede ser... no puede ser... que seas... TAN BUENO... OOOOOHHHH, en esto!" - te gritaba esforzadamente Tifa ante el placer abrumador de tu boca y tus dedos dentro de su apretada vagina.

 

"Has visto, como te retuerces ante mi boca? eres muy puta, Tifa. Ya te gustaría que todos los que vienen aquí sepan que tan puta eres, verdad?"

 

"OOOOHH.... Es increíble, lo.... AAAAHHH... lo bueno que eres en esto, hazme acabar, por... favor!" - te gritaba ella. Tu mano izquierda, que se encontraba libre, acaricia el muslo derecho de la muchacha mientras tu mano izquierda comenzaba el vaivén intenso sobre la vagina apretada de su portadora.

 

"Me encanta oírte suplicar, puta. Eres una perra, una zorra sin igual que merece que te EMPALEN de vergas para saciarte la sed que tienes!" - le respondes, desde lo más profundo de ti. Sabes que ese es tu mayor deseo, y que ella sabrá interpretarlo.

 

"OOOOOHH... AAHHH... MHHHHPPP! no.... ooohhhh dios! no puedes ser tan maldito, hazme acabar! te dejaré que me cojas todas las veces que quieras, olvidateooOOHHHH de las reglaaaas... pero hazme acabaaar!"

 

Tifa no podía soportarlo más, sus jugos empezaban a salir de su vaginita por entre tus dedos, mientras tu boca recogía el resultado del orgasmo que estabas generando sobre ella.

 

"DIOOOS! me corroooooo!" - gritaba ella, pero cuando se iba a tapar la boca para tapar sus gritos de placer ya era tarde. De repente se escucha la puerta de ingreso de 7Th Heaven y otra voz conocida para Tifa.

 

"Tifa? Cloud? Hay alguien despierto?" - Era la voz de Yuffie, que se encontraba asombrada de que la persiana del local no se hubiera bajado a tan altas horas de la noche.

 

Tifa se percató y aun asimilando la corrida que acabas de darle con tu boca a la exuberante mujer, se pone de pie y te toma del brazo.

 

"Es... Yuffie, que hace aquí, pensé que se había ido!" - te decía mientras te indicaba que te callaras. Tu asentiste con la mirada, mientras ella te hacía señas para que levantaras toda tu ropa y te la llevaras contigo a un armario adyacente al mueble, donde se encontraban los comestibles y los refrigerantes de 7th Heaven.

 

"Ven, escondámonos aquí!" - te apresuraba Tifa, ante la alarmante aparición de la joven ninja de cabello corto, que empezaba a investigar el salón público y las salas aledañas a la misma.

 

"Tifa? Marlene, Denzel? Alguno se quedó por aquí? He encontrado la puerta frontal abierta!" - gritaba Yuffie, absorta ella de que tanto Cloud, como los 2 niños se encontraban durmiendo profundamente, y Tifa estaba ocupada siendo cojida salvajemente por ti.

 

Por tu parte, tus ojos no podían apartarse de las preciosas y exuberantes curvas de la joven luchadora a la que, hasta hace segundos, estabas haciéndola acabar en tu boca. Sus pechos brillaban por la tenue luz que ingresaba en la oscuridad e iluminaba la mojada piel sudada de los pechos de la joven mujer. Tu verga se enderezaba aún más, con solo mirarla, mientras ella decidía vestirse para atender a Yuffie.

 

"Tengo que vestirme, si ella me ve aquí contigo, todo lo que he logrado con Cloud se desmoronará" - se decía ella misma en voz alta. Pero tú no escuchabas razones, querías cojerte violentamente a la zorra de ojos marrones oscuros, aunque te fuera la vida en ello, y no había vuelta atrás. Por lo que moviste ambos brazos a la altura de su cintura y la atrajiste hacia a ti, dentro del armario, mientras ella tironeaba de la ropa que intentaba levantar del suelo.

 

"Que? PERO QUE DIABLOS HACES?! tengo que ir a verlaaaMMMMMGHHH!"- en ese momento, tu callas a Tifa Lockhart con un apasionado beso y tu lengua vuelve a jugar con la de ella, al principio impone resistencia, pero luego empieza a notar el placer de tus manos acariciando aquellos orbes que tiene como pechos, para luego pasar una de tus manos sobre su mojada vulva. Ella estaba disuelta en placer por ti, y el razonamiento de ella no podía aclararse en base a tanto placer que tú le estabas propinando desde la última hora.

 

"Ssssshhh..." - le susurraste al oído, mientras entornabas la puerta del armario para que apenas pudieran verlos - "No nos puede ver aquí. Casi no hay luz en la cocina, no vendrá hacía aquí, ya veras?"

 

Tifa levanta su mano para alejar la tuya de la boca de ella.

 

"Y que te hace creer que no vendrá hacia aquí? Acaso no ves que pregunta por cualquiera de nosotros?" - te pregunta ella, un tanto indignada por tus actos. Parte de la vestimenta de ella aún se encontraba en el suelo.

 

"Porque si viniera hacia aquí, me la culearía tan salvajemente como lo haré contigo, y con lo zorra que es..." - le susurras mientras besas su suave cuero cabelludo oscuro - "seguro que se une a nosotros. A que a ella le va tanto la fiesta como a ti, verdad, puta?"

 

"No tiene nada que ver! Tú no te has esforzado por tener todo lo que hoy tengo con Cloud! Si Yuffie me descubre... AAAAAHHH... dios!"- ella se ve interrumpida por tus dedos jugando con los labios vaginales empapados de ella, mientras que tus manos siguen jugando con sus pechos y tu verga descansando erectamente sobre el precioso trasero de la joven Tifa Lockhart.

 

"Si ella quiere jugar, pues que se sume, le vendría bien un poco de verga tanto como a ti, solo mira cómo te estoy quebrando, con solo tocarte" - le dices mientras escuchas sus gemidos intentando de ser contenidos, con sus manos en su boca - "Observas? mira lo mojada que estás! te gusta todo esto, y te gustaría ver cómo me follo a Yuffie también, o no es así?"

 

Ella asintió con la cabeza, en señal de derrota, con sus ojos cerrados, disfrutando de la corriente de placer de tus manos.

 

"Lo sabía, eres increíblemente puta. Esos niños ni tu devoto novio saben que la dueña del local donde ellos conviven es tan zorra como ellos jamás habrían imaginado, verdad?"

 

"Oooohhhh... maldito seas! Si no tuviera novio, te habría saltado encima y cortado las pelotas en tu propia cama!" - te decía ella mientras dejaba de oponer resistencia, para entregarse completamente a tus juegos sexuales. Tifa estaba totalmente entregada.

 

"Sssshhhh... pero eso no contesta mi pregunta, te gustaría que me cojería a Yuffie, delante de ti, zorra?" - Le preguntaste a ella, introduciendo los dedos de tu mano izquierda entre los labios vaginales para conducirla hasta el fondo, hasta sentir las paredes vaginales alrededor de tus dígitos.

 

"MMmmmmhh... siii, que sucio y malvado eres... pero ahhh... me gustaría ver a Yuffie disfrutar de la enorme verga que te traes, cariño!" - te afirmaba en voz desquebrajada Tifa, mientras continuas con tus masajes sobre sus tetas e introduciendo aún más tus dedos de la mano izquierda dentro de ella.

 

"Ya te gustaría sentir mi verga dentro de ti, puta? Que crees que diría ella si te viera empalada con mi gran barra de carne, bien dentro de tu vagina apretadita, perra?" - le preguntabas en el oído mientras veías por el contorno de la puerta como Yuffie seguía explorando, intentado dar con el paradero de alguien.

 

"OOOOHHH... Dios, que sabes cómo tocarme... Bastardo!" - te susurraba ella mientras tu besabas su cuero cabelludo y disfrutabas de cómo tan preciosa figura que representaba Tifa Lockhart se desmenuzaba en total placer ante tus manos.

 

"Bastardo, si... pero te gusta que lo sea. Y pronto a tu amiga, también" - le susurraste en respuesta.

 

Fue entonces cuando retiras tus dedos mojados con suavidad del orificio vaginal apretado de la muchacha de cabello lacio, para dirigirlos a tu verga, la cual se encontraba acostada cómodamente entre los firmes y deseables glúteos de la joven guerrera. Al hacerlo, decidiste tentar a la suerte con tu morbo, y colocaste la cabeza de tu miembro en la entrada empapada de la vagina de la chica. Ella se percató al instante lo que ibas a hacer.

 

"No... no... por favor, no lo hagas todavía!"

 

"Que no lo voy a hacer? vamos que lo deseas más que nadie, vamos a ver qué pensaría tu amiga Ninja cuando te vea ensartada con una verga tan grande como la mía, ya verás como la hago lamerme las pelotas mientras te acabo bien adentro, hasta llenarte el útero con mi semilla, perra!" - le respondiste, mientras preparabas ambas manos para cojerla como corresponde, y como siempre habías deseado.

 

"No voy a taparte la boca, quiero que nos oiga! Ya verás cómo responde. Quiero que te vea así" - y de esa forma, introduces la cabeza de tu enorme barra de carne entre los labios vaginales de la joven mujer. Ella abrió los ojos de par en par, y se puso firme, de puntas de pie, en medio de la oscuridad, contigo iniciando el coito detrás suyo, y con su amiga buscándola por la sala.

 

"NNNNNNGGHHHH!.... NNNNNNGGHHHH... NNNNNNGGHHHH" - Tifa se mordió los labios al sentir como tu verga se abría paso entre las paredes vaginales, apretadas por el inmenso y continua actividad física que ella misma realizaba como artista marcial - "MMMNNNGGGH!... MMMNNNGGGH"

 

"Por qué te contienes? vamos que yo quiero que Yuffie nos oiga, seguro que se dedea delante nuestro... Dios, que apretada estás! MNNGH!" - le dices suavemente a ella mientras podías sentir como la muchacha temblaba de placer entre tus brazos mientras iniciabas el vaivén de tu verga lentamente, desde la uretra, hasta la base del tronco, en el momento en que tus bolas chocan con su piel.

 

Tifa no podía más. Su defensa y su control por todos tus actos habían caído. Ella jamás había imaginado que un muchacho salido de la nada como tú, que entró por la puerta frontal de 7th Heaven, podría darle la cojida de su vida, algo que jamás habría hecho Cloud por ella. Tú lograste desatar la zorra que ella tenía dentro, sus pasiones frustradas y deseos. Su novio la trataba adorablemente como una amiga y, últimamente como una princesa, pero ella vio en ti la imagen verdadera de lo que ella escondía, de los días de frustración sexual que ella había tenido que soportar por parte de él. Hoy ya no más, tú le darías a Tifa Lockhart su liberación, y al cuerno todo aquello que se interpusiera en su camino.

 

"Ya no aguanto más! Maldito hijo de puta! Cójeme, cójeme como una zorra y dame una buena ración de verga! vamos, métemela hasta el fondo! Bastardo enfermo! Al diablo con Cloud! Quiero que me tomes todas las noches a partir de hoy, malditoooo!" - ella empezó a gritar de deseo desde el armario de la cocina. A lo que tales gritos no dejaron de hacerse oír hasta llegar a los oídos de Yuffie. Tu respondiste dándole a ella exactamente lo que te exigía, y no ibas a contenerte.

 

"Tifa? Tifa! Estas aquí? TIFA, DONDE ESTAS!?" - gritaba Yuffie, entrando a la cocina desesperada, y encendiendo la luz del lugar. Fue allí cuando vio toda la ropa de su amiga Tifa, tirada en el suelo a la puerta de aquel armario cuya puerta se encontraba entornada, pero unas refinadas manos femeninas se encontraban aferradas fuertemente a su marco y al picaporte.

 

"OOOOHHH... OOOHHH.. AAAH.... AHHH... YuffieeeeAAAHHH! Diooos, este tipo me esta cojiendo muy fuerteeeEEE!!! AAAHHH!" - Tifa gritaba, mientras Yuffie abría la puerta completamente. Y vio lo que querías que lograra ver: a su mejor amiga de travesía y a ti totalmente desnudos en un armario, y en pleno coito salvaje.

 

"TIFA!? TIFAA!, QUE ESTAS HACIENDO CON ESTE TIPO?! QUIEN DIABLOS ERES?! SUELTALA!" - gritaba Yuffie, sin entender que sucedía, hasta que su amiga, a quien te fornicabas por su espalda y cuya verga estaba en las puertas del útero de Tifa, extendió su mano en señal de que Yuffie se detenga.

 

"No.… esperaaa OOHHHH! DIOS! COMO ME COJE!, este bastardo tiene una verga inmensaaa, Yuffieeee! Déjalo terminar conmigo! MMNNNHHH... MNHHHHH... MNHHHH..."

 

"Qué demonios crees que estás haciendo, Tifa?! ese tipo te está lastimando!" - le suplicaba Yuffie con lágrimas en los ojos, mientras tu mirabas como Tifa, ya era totalmente tuya y quebrada a tu voluntad. Ahora era cuestión de hacer lo mismo con la chica recién llegada.

 

"Nooo... me esta cojiendo como nunca me cojieron antes, Yuffie! AAAAHHH... AHHHH... Dios, sigue, bastardo, acábame dentro...!"

 

Yuffie se quedó mirando como tú y Tifa seguían fornicando, no hacía falta que tu agregaras más nada, la chica de cabello corto no podía creer lo que estaba mirando, angustiada de no poder hacer entrar a su amiga en razón.

 

La joven ninja cayó de rodillas con lágrimas en los ojos, impotente de poder liberar a su amiga de tus garras. Lo único que ella escuchaba mientras mantenía su mirada sobre ustedes 2 eran los gemidos de Tifa.

 

"AAHHHH... AAHHHH... AAHHHH... sigue, sigue, córrete bien adentro! AAHHHH!"

 

Fue entonces cuando al ver como el vaivén salvaje de tu verga hasta lo más profundo de la conchita apretada de Tifa y sus gemidos salvajes, hicieron despertar algo dentro de Yuffie... empezaba a sentir una sensación de vértigo en la boca de su estómago y como empezaba a humedecerse su conchita por debajo de su ropa interior ante el espectáculo frente a ella. A lo cual instintivamente acercaba ambas manos a acariciarse por encima de su diminuto pantalón, estimulándose con el suave y potente cantar de su mejor amiga gritando por el vaivén cada vez más fuerte de tu falo.

 

"AAAHHH.... AHHHHH! Yuffieee! Tienes que sentir esto! OOOOHH! SIIII! es increibleeee!" - gritaba Tifa, a lo que tu respondías dándole una buena nalgada en uno de los fuertes glúteos de la joven de cabello lacio.

 

*PLAS!* - Resonaba tu mano al contacto con la piel del trasero de Tifa  - "AAAAAHH!"

 

"Cállate y recibe mi verga, zorra! Te dije lo que iba a suceder, y encantada accediste! Ahora ves como tengo a tu mejor amiga de rodillas... y tocándose?" - le decías a Tifa, moviendo un mechón de su cabello por detrás de su oreja mientras le susurrabas como la quebrabas a su amiga también - "Acaso no tengo razón sobre lo puta que eres, preciosa?"

 

"Ohhhh... acábame dentro, tienes toda la razón de todo, pero OOOOHHH! AHHH! Acábame de una puta vez! Bastardo!" - te gritaba, para luego inclinar su cabeza y ponerte un apasionado beso de lengua sobre tu boca, a lo cual respondiste con toda la lujuria del mundo.

 

Yuffie estaba en estado de shock, todavía seguía sin creer lo que pasaba con Tifa delante de sus ojos, pero a la vez era tan intenso, tan apasionado y tan... morboso, que ella no podía evitar la mirada de lo que pasaba frente a ella, no podía evitar tocarse, por lo que desabrochó su pequeño y ajustado pantaloncito y empezó a tocar su depilada conchita por debajo de sus bragas. Al hacerlo, decidió llevar una de sus manos por debajo de su sweater verde oscuro para acariciar sus pechos que empezaban a mostrar sus pezones por debajo de su brassiere.

 

Tú te percataste de ello mientras le dabas un beso salvaje a tifa y ella gemía en tu boca. Mirar cómo se empezaba a desquebrajar la pequeña ninja era un gusto que te lo ibas a dar en vida, y tu nueva adquisición iba a ayudarte.

 

"Tú, Yuffie, ven aquí y lámeme las pelotas mientras me cojo a tu amiga! Vamos!" - Yuffie te miraba a los ojos, y podía notar cómo ambas ahora estaban bajo tu control, por mucho que se resistieran, tanto ella como Tifa estaban buscando lo mismo. Que las fornicaran como ellas realmente se merecían. Pero el rostro angelical de Yuffie denotaba que era virgen, nunca había tocado un hombre desnudo en estas circunstancias.

 

"Vamos, zorra que no tengo toda la tarde. Ven a saborearme las bolas, así le acabo dentro a tu amiga y te dejo limpiarme la verga con tu boca! MMHHHHPHH!" - le gritabas a la ninja de cabello corto mientras Tifa no paraba de gritar por cada envión de tu verga dentro de su apretada y ahora dilatada conchita depilada.

 

"Hazle caso, Yuffieeeee AAAAH! Vas a ver que te coje muy bieeEENN! Dame más durooo! estoy a punto de venirmeeee! Me Vengooo!" - gritaba Tifa mientras tu verga se viajaba cómodamente entre las paredes vaginales de Tifa Lockhart hasta tocar su útero y su punto G.

 

Yuffie, sentía la tentación aumentar, no podía dejar pasar este momento de sentir algo nuevo en su vida, y el placer y el manjar del sexo y la lujuria. En especial, viniendo de ti. Por lo que gateando llega hasta tus piernas y decide acercar su precioso y virginal rostro, a tus bolas, a las cual besa suavemente, entre cada envión que haces hacia el útero de su amiga de cabello lacio.

 

*SCHUICK! SCHUMP! * - los suaves labios y besos de Yuffie sobre tus bolas te generan aún más placer del que recibías por cada envión a la concha apretada de Tifa.

 

-"Mas, perra! lámeme las bolas, chúpalas, quiero que aprendas a adorarlas!" - le gritabas a Yuffie mientras asentía silenciosamente al oír el continuo gemido de Tifa apunto de venirse contigo dentro de ella.

 

"Estoy por correrme, zorras! te voy a hacer un hijo Tifa! siempre he deseado esto! MMMHHH! SIII!" - gritaste en forma victoriosa, mientras tifa se aferraba más fuertemente a la puerta del armario y dejaba que una de sus manos jugara con uno de sus pezones erectos de aquellos apetitosos pechos. La conchita de Tifa era golosa y cada vez pedía más de tu verga - Voy a acabar! Yuffie, pon tu boca a la altura de la vulva de tu amiguita! quiero que no se derrame ni una sola gota de mi corrida, puta! me has entendido?"

 

"Si... sí, mi señor" - te respondía la joven ninja mientras se inclinaba sobre sus rodillas para acercar su boca a la unión del coito, para recibir el elixir tan deseado, que tus bolas aguardaban, para este momento - "ME CORROOO! TIFA, SIEMPRE QUIZE ESTE MOMENTO, PUTA, VOY A HACERTE UN NIÑOOOOO! AAHHHHH!"

 

"HAZLOOO! MALDITO BASTARDO, QUE DELICIOSA VERGA QUE TIENES, LLENAME TODAAA, ME VENGOOOOOO!!!!" -gritaba la dueña de 7th Heaven al sentir como tu verga se hinchaba para escupir raciones y raciones de leche masculina dentro de su útero. El punto G se lo habías alcanzado, lo cual le hizo perder todo tipo de noción de lo que estaba sucediendo.

 

Tal era la cantidad de ración de semen que depositaste dentro de Tifa que no pudo evitar desbordarse entre sus labios vaginales y sus jugos femeninos. Yuffie acercó su boca a la altura de la vagina de su amiga y abrió la boca para saborear todo aquel contenido que vertía la conchita de su amiga, sobre su lengua. Mientras eso sucedía, tú diste las últimas enviones para asegurarte de correrte bien hasta el fondo del vientre de Tifa, la cual te agradeció con un gemido aún mayor.

 

"AAAAAAHHHHHH! YUFFIEEE COMETELA TODAAAA!" - gritabas a la joven muchacha, arrodillada y recién corrompida por tus actos lujuriosos.

 

Las gotas y chorros de semen salían de la vagina apretada de Tifa, y caían sobre el aterciopelado rostro de Yuffie, su lengua paladeaba cada una de las gotas y tragaba, bocanada tras bocanada por cada vez que su boca se llenaba del líquido y de los flujos de ti y de tu amante. La garganta de la joven Ninja digería una... dos... y hasta tres veces el contenido que la vagina de Tifa no supo contener dentro.

 

Al terminar los espasmos del coito, Tifa cae en el suelo, rendida, con su cuerpo cubierto en sudor y su cabello lacio, ahora revuelto, mientras abraza a la pequeña ninja, cuyo rostro estaba blanco y mojado de toda la corrida conjunta que tenía encima. Tifa ayuda a su mejor amiga, besando aquellos lugares del rostro y pómulo que ella todavía no recolectó con tu semen, para luego propinarle un apasionado beso.

 

"MMMMHHHHHH!!! Yuffie! saborea el sabor de un hombre de verdad!" - advertía Tifa perdida totalmente en el deseo. A lo cual Yuffie no puso ni la más mínima oposición. De hecho, por muy pesado y fuerte que era el sabor de tu corrida, ella le gustó la lujuria del acto sexual prohibido que había presenciado hasta este momento.

 

"Ti... Tifa, que hemos hecho? Crees que Cloud nos haya escuchado?" - le pregunta la chica de cabello corto, a su amiga las cuales se encontraban aprisionadas en un íntimo abrazo de amigas, sus pechos se tocaban los unos a los otros.

 

"No creo..." - decía Tifa Lockhart, gimiendo todavía del orgasmo de la corrida que le habías realizado - "Cloud cuando duerme, es un tronco, no lo despierta absolutamente nada, quédate tranquila"

 

Pero para ti, esto solo estaba empezando, ahora tenías ambas mujeres para corromper, y hacer lo que quieras a tu voluntad. Tifa Lockhart estaba totalmente embrujada ante el encanto del sexo que le brindaste en época de tanto deseo que ella misma contenía desde hace mucho tiempo. Y Yuffie se brindaba a conocer un ámbito que ella desconocía por completo, algo que todavía era tierra "virginal" para ella. Ambas dirigieron su mirada a ti, cuya verga volvía a endorsarse de nuevo, ante los besos lascivos entre ambas mujeres.

 

"Y bien? Acaso vas a continuar o qué?" - te pregunta Tifa insinuantemente - "Todavía tengo otras cosas que me gustaría probar contigo...!"

 

"Por supuesto que voy a hacer más cosas contigo, Tifa. Pero antes, voy a darle a tu amiguita la cojida de su vida!" - dijiste con firmeza, ante la mirada ingenua de Yuffie, quien miraba encandilada el largo del tronco de carne que tienes por falo. Ella asintió ante ti, mientras que Tifa la besaba a su amiga dulcemente".

 

"Quédate tranquila, Yuffie! Te gustará mucho, y yo voy a cuidarte. Te lo prometo" - le dijo Tifa a su amiga en pleno abrazo y con un dulce beso sobre su mejilla derecha. La noche recién empezaba.


Continuará...



You need to be logged in to leave a review for this story.
Report Story